Pilates con tu bebé

El postparto es uno de los momentos más complicados para el cuerpo y la mente de la madre. Se producen cambios físicos importantes, tanto en la estructura ósea como en la musculatura abdominal, que se encuentra elástica debido a que ha tenido que ofrecer un hogar al bebé.

En Novafisio Salud te proponemos un entrenamiento físico localizado en mejorar la postura, la consciencia corporal y la fuerza muscular, siendo conscientes de los cambios que se producen en el cuerpo durante el postparto.

No debes esperar para recuperar la forma física, eso sí, tu tiempo escasea y probablemente tampoco puedas o quieras pasar mucho tiempo sin tu hijo. Desde Novafisio Salud te ofrecemos la oportunidad de realizar Pilates incluyendo a tu bebé en los ejercicios.

El bebé está incluido dentro de las dinámicas, especialmente en los ejercicios de brazos, además incluiremos ejercicios de psicomotricidad para tu bebe. Los ejercicios se adaptarán a la forma física de cada mamá; se realiza la actividad física que el cuerpo necesita para recuperarse. El ejercicio se realiza de forma gradual y las madres pueden incorporarse a la clase después de la cuarentena ya sea parto natural o cesárea.

Podéis empezar a venir a las clases a partir de:
La 6ª semana después de un parto vaginal.
La 8ª semana después de una cesárea.
En ambos casos recomendamos la previa confirmación médica.

Practicar Pilates madre y bebé juntos ► Estimula el crecimiento emocional, intelectual y motor.

Interacciones madre e hijo/a ► Desarrolla: las habilidades sociales, estilo de imitación, las pautas de atención, la curiosidad, la memoria, el desarrollo del lenguaje, el sentido de la lógica, la intuición, la agilidad física, habilidades matemáticas…

Atención, motivación e interacción del pequeño con la madre ► Se siente motivado, disfruta de la atención de la madre, se esforzará por aprender y por comunicarse, comprender el comportamiento y las consecuencias.

Ejercicio rostro a rostro. Rodeándole de sonidos ► Mejora habilidades sociales y lingüística del niño.

Bebé al alcance: caricias, masajes, mimos… ► Mejora el desarrollo de la memoria, habilidades de discriminación sensorial, funcionalidad intelectual.

Acunar y movimientos de balanceo ► Ofrece nuevas perspectivas visuales, mejora el sistema vestibular desarrollando y mejorando los reflejos, habilidades motoras y alerta visual.

Acompañar en la práctica de ejercicios ► Mejora habilidades motoras. Observa mejor el entorno (cuando está sobre la madre). Adquiere mayor conciencia de los músculos. Estar en el suelo estimula la exploración y adquieren mayor confianza.

Las madres entienden mejor que nadie que el niño llore o le llegue la hora de la toma es de lo más natural.